¿Tomas Cúrcuma? Estudios Revelan 5 Maravilloso Efectos Sobre Tu Cuerpo

Salud 59 Visitas

La cúrcuma es una especia con múltiples virtudes tanto preventivas como curativas. Su uso se remonta a más de 4000 años y ya en esos años era muy utilizada en la medicina tradicional china y en la Ayurvédica, las medicinas más antiguas del mundo.

Desde hace algunos años, varios estudios científicos han probado los beneficios de la cúrcuma y sus virtudes preventivas con respecto a muchas enfermedades, entre las que encontramos incluso el cáncer.

La curcumina, que es el principio activo de la cúrcuma, es un poderoso antioxidante con un efecto para eliminar toxinas, drenar y cicatrizar el hígado, los intestinos, el estómago y mejorar la digestión y la flora intestinal.

También es un excelente depurativo de la sangre, ya que barre de manera eficaz con el colesterol que perjudica nuestras arterias.

Asimismo, su capacidad para dar color y sabor a los platos es un atributo más de esta especia de sabor intenso.

La cúrcuma es una planta muy poderosa y purificante con un amplio uso que a continuación vamos a detallar.

Combate tumores.

Una de sus propiedades más destacadas es sin duda, su acción anticancerígena. Muchos científicos se han dedicado al estudio de las capacidades de la cúrcuma para bloquear el desarrollo de tumores. Ciertos trabajos incluso tienden a demostrar que podrían influir en la regresión de algún tipo de célula cancerígena.

La cúrcuma actúa directamente sobre las enzimas y los genes inhibiendo la proliferación de numerosas líneas celulares cancerosas. Se considera que consumir una cucharada al día sería suficiente como remedio natural preventivo.

Antiinflamatorio natural.

Le debemos a la parte aromática de la cúrcuma, al aceite esencial de esta especia, su acción particularmente comparable a la de la cortisona. La cortisona actúa contra la inflamación y protege nuestro sistema inmunológico, además de tener poder antibiótico. La curcumina actúa directamente sobre los gérmenes nocivos

Protector estomacal y hepático.

Varios estudios también han demostrado sus beneficios en el plano digestivo. Una de las principales funciones del hígado es la de segregar bilis, un líquido amarillento que interviene en la digestión y en la asimilación de las grasas a nivel intestinal.

Es extracto de cúrcuma aumenta la secreción de los ácidos biliares en un 100%, así como la solubilidad de las sales biliares.

Al estimular las funciones hepáticas y al acelerar la contracción de la vesícula biliar, permitiendo una mejor evacuación de la bilis en el intestino, se promueve una mejor digestión.

La cúrcuma es capaz de proteger también al estómago. De esto han dado cuenta investigadores tailandeses que observaron una regresión completa de úlceras gástricas y de duodeno en el 75% de las personas que consumieron 3 g por día, distribuidos en 5 tomas durante 4 a 12 semanas. Incluso se cree que puede combatir la bacteria Helicobacter Pylori.

La hipótesis reside en que esta propiedad anti ulcerosa puede deberse a la acción antihistamínica y antibacteriana de la cúrcuma, ya que muchas veces las úlceras se originan por bacterias.

Mejora la función cerebral.

La cúrcuma también es sin duda buena para las capacidades intelectuales e incluso puede ser buena para la prevención del Mal de Alzheimer. Este degeneramiento de las capacidades intelectuales es marcado por la inflamación neuronal y la acumulación de placas amiloides en el cerebro; un conjunto de proteínas que impide la buena transmisión de la información cerebral.

La curcumina incrementa nuestra capacidad de eliminación de beta-amiloides y reduce de igual manera las pequeñas fibras que son características de la enfermedad de Alzheimer. Es así como no sólo la curcumina nos permite prevenir esta patología, sino que también ayuda a frenar el proceso, una vez que ha aparecido.

¿El consumo de cúrcuma podría explicar por qué la enfermedad de Alzheimer en adultos mayores de entre 70 y 79 años es 4,4 veces menor en India que en Estados Unidos? Tal vez.

Fuente de nutrientes.

La cúrcuma también es nutritiva. En el Sudeste de Asia, se la consume fresca o seca y en India, en polvo. Contiene vitaminas C, E, K, B1, B2, B3, B6 y B9, aunque carece de vitamina B12. Es rica en sales minerales, manganeso y hierro y constituye un buen aporte de potasio, calcio, magnesio, cobre y zinc.

Miel de cúrcuma.

La miel de cúrcuma acumula las virtudes de la cúrcuma, las de la miel pero también el resultado de la interacción de estos dos alimentos milagrosos.

Esta mezcla es un formidable antiinflamatorio y analgésico que permite luchar contra los dolores, principalmente en los ligados al reuma, artritis, artrosis y todas las enfermedades inflamatorias, articulares, musculares, cutáneas, etcétera. Además de calmar el dolor, permite aliviar y limitar la inflamación.

También las personas afectadas de osteoporosis se verán beneficiadas, porque la miel de cúrcuma controla la liberación de ciertas proteínas que provoca la inflamación y el deterioro de los huesos al igual que el de los cartílagos.

La miel de cúrcuma es un poderoso antioxidante, que combate los radicales libres y en consecuencia, previene las enfermedades ligadas al envejecimiento prematuro de las células.

La miel de cúrcuma también llamada “miel de oro”, es un fantástico fortalecedor y estimulador general del sistema inmunitario, nervioso, digestivo, y se aplica al mismo tiempo para mantener un buen estado de salud general.

¿Tienes problemas para conciliar el sueño? ¿Sufres de estrés, ansiedad o estados depresivos? La miel de cúrcuma es un excelente aliado dadas sus cualidades calmantes, relajantes y estimulantes que permiten obtener de manera natural y sana los mismos efectos que cualquier fármaco.

Si tienes problemas digestivos, consume esta miel especiada para regular la flora intestinal y los problemas intestinales como flatulencias, inflamación, cólicos, ardores de estómago, úlceras, constipación y diarrea.

Se trata de un excelente antibiótico natural que posee propiedades antisépticas sin igual y que al mismo tiempo previene las clásicas infecciones de invierno como gripes, resfríos, congestión nasal, bronquitis, anginas y dolores de garganta.

También contribuye a descender el colesterol malo, regula las tasas de azúcar en la sangre y estimula el metabolismo y la eliminación de grasas permitiendo perder peso.

Pero algo más sorprendente que podemos contarte de la miel de cúrcuma es que sus propiedades antisépticas, antifúngicas, antibacterianas y cicatrizantes lo convierten en un excelente remedio para las afecciones de la piel y de esta manera poder tratar cicatrices, erupciones, eczema, acné, psoriasis, etcétera.

¡Preparemos esta receta!

Ingredientes:

  • 100 g de miel de abejas pura.
  • 10 g de cúrcuma en polvo (una cucharada sopera colmada)
  • ¼ Cucharadita de pimienta en polvo (opcional-para potenciar los efectos de la cúrcuma).
  • ½ cucharadita de cualquier otra especia, a gusto (opcional).

Preparación:

Mezclar la cúrcuma con las especias y la pimienta en caso de que hayas elegido incorporarlas. Mezcla luego con la miel hasta que todo quede bien integrado. ¡Listo!

Conservar en un frasco de vidrio con tapa hermética.

Toma una cucharadita al día de esta miel de cúrcuma que deberás conservar en la boca hasta que se diluya por completo.

También puedes mezclarla en un vaso con agua o leche vegetal tibia.

Consumo: En ningún caso es necesario esperar a contraer una enfermedad para consumir la miel de oro de manera preventiva. Una cucharadita en la mañana en ayunas es la dosis recomendada.

Recuerda compartir, comentar, dar like (Me Gusta) a nuestras publicaciones y etiquetar a tus amigos para que esta familia siga creciendo. Si nos ayudas a difundir nuestras publicaciones, cada día podremos seguir brindándoles una mayor cantidad de consejos de salud, belleza y bienestar general.

Compartir

Comentarios